Los autónomos cotizarán 11.436 euros más al año para la prestación máxima en su jubilación

Actualidad enero 30, 2011

En la actualidad les basta con cotizar por la mayor base los últimos 15 años para asegurarse la mejor prestación, pero con la reforma deberán pisar el acelerador desde los 42.

Estrenar una reforma de pensiones exige ponerse al día con los nuevas reglas de juego, y mucho más a los trabajadores autónomos, acostumbrados a preparar su jubilación quince años antes de dejar el mundo laboral. Y es que ése es el tiempo de referencia que se usa ahora para calcular la cuantía de la pensión, de modo que quienes aspiran a conseguir la mejor cobertura posible (fijada actualmente en 2.497 euros al mes) saben que tienen que cotizar por la base más alta durante, al menos, ese periodo.

Pero este calendario ya no sirve para los jubilados del futuro. La reforma que ayer aprobó el Ejecutivo eleva de 15 a 25 años el tiempo de referencia para calcular las prestaciones. El efecto inmediato es que si hasta ahora un autónomo procuraba aportar lo máximo posible a la Seguridad Social a partir de la edad de 50, en adelante, deberá comenzar este sprint a los 42, lo que impone una factura extra de 953 euros al mes de media o, lo que es lo mismo, 11.436 euros al año.

La base máxima de cotización para el colectivo hasta el pasado enero se situó en 3.198 euros. A partir de ahí, el tipo aplicable oscila entre los 26,50% y los 29,80% (en función de si el emprendedor quiere estar cubierto frente a situaciones de incapacidad temporal). El Gobierno revisa cada año estas cifras, de modo que es presumible que la factura que paguen los primeros autónomos que estrenen la reforma sea mayor.

Cabe recordar que el colectivo de autónomos que se retira con la máxima pensión es discreto. A fecha de diciembre de 2010, tan sólo 2.138 trabajadores, sobre un total de un millón, cobraban la mayor cantidad que ofrece el sistema.
El cálculo expuesto en estas líneas es sólo una aproximación al fenómeno; su impacto, teniendo en cuenta las pensiones actuales. De hecho, hay que tener en cuenta que las medidas de esta reforma entrarán en vigor de modo paulatino.

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, anunció ayer tras la reunión del Consejo de Ministros que a partir de 2013 se aumentará en un año el periodo de cálculo de la pensión, de modo que la meta de los 25 se hará efectiva totalmente en 2023.

Lo que es inalterable es que esta vía procurará más recursos a la Seguridad Social, y que hará descender, a su vez, la economía sumergida. Al menos, eso es lo que dice la teoría. La explicación estriba en que ahora mismo hay trabajadores por cuenta propia que no se dan de alta en el régimen de autónomos hasta que no ven las orejas al lobo.

Es decir, hasta que no ven próxima la jubilación. El nuevo sistema intentará revocar esto, de modo que tengan que entrar por el aro legal diez años antes si es que aspiran a cobrar una pensión pública.

La asociación mayoritaria de emprendedores, la Federación ATA, saludó ayer la reforma, aunque imponga nuevos deberes al colectivo. Para el pequeño negocio es un “importante avance” que, en paralelo, los pequeños empresarios puedan jubilarse anticipadamente en las mismas condiciones que los trabajadores asalariados”, un derecho que hasta ahora parecía impensable.

Reacciones
El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, desveló ayer que esta reforma “garantiza” las pensiones de los que ahora tienen entre 40, 45 y 50 años.

De esta forma, el ministro dio a entender que, en el futuro, habrá que seguir alargando la vida de trabajo para garantizar el retiro de los más jóvenes.

UGT y CCOO se defienden: “No hemos sido complacientes” con el Gobierno. Argumentan que el Ejecutivo ha perdido muchas banderas en la negociación.

Desde la patronal consideran que e “amplio consenso” alcanzado entre es “un paso adelante” para que España recupere su credibilidad en el exterior.

Para el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, la reforma es un “importante paso” en la mejora de la sostenibilidad del sistema.

La casa de análisis Citi señala que, aunque los cambios van “en la dirección correcta”, siguen siendo una solución “a medio camino” para contener el gasto.

Los técnicos de Hacienda de Gestha alertaron de que habrá “un importante retroceso” en las prestaciones. Según el BNG, bajarán de media un 10%.

http://www.expansion.com

Últimos post

¿Cuáles fueron las palabras más buscadas en Google en 2022? Leer más
Cuatro regalos tecnológicos originales para Navidad Leer más
Callisto: un ordenador pilota la misión espacial Artemis I Leer más