burnout syndrome

Síndrome del trabajador quemado: cómo detectarlo y combatirlo

Blog marzo 11, 2022

El paso de los años y el avance de la medicina y los estudios acerca de la salud han puesto el foco en un nuevo tipo de enfermedades: las mentales. Y no es que estas no existieran con anterioridad. El problema radicaba en que no se hablaba de ellas. La pandemia y su confinamiento obligatorio trajo a la palestra de nuevo el tema.

Por supuesto, estas enfermedades y problemas de carácter mental también tienen su espacio en el ámbito laboral. Una de estas dolencias es el conocido como síndrome del burnout o del ‘trabajador quemado’. Se trata de un problema que afecta al 20% de los trabajadores, incluidos los freelance. En este post del blog de Befree arrojamos un poco de luz sobre este tema.

¿En qué consiste el síndrome del trabajador quemado?

Generado de manera progresiva, el síndrome del trabajador quemado desemboca en un estado de incapacidad para continuar con el trabajo habitual. Se trata de una mezcla de agotamiento físico, mental y emocional. El cansancio psíquico y el estrés, especialmente el causado por las relaciones con terceros en el ámbito laboral, son los principales culpables de este problema.

El síndrome del trabajador quemado puede originarse por diferentes motivos. Los cuatro más significativos son estos:

Las cuatro causas principales del síndrome del trabajador quemado

Cómo detectar el síndrome: síntomas

Más allá de prestar atención a los factores causantes, para detectar el síndrome del trabajador quemado hay que estar atento a los síntomas. Estos son muchos y muy variados, pero podemos agruparlos en tres grandes grupos:

  • Cansancio y malestar físico: dolores como las migrañas, afecciones de la piel o mareos son típicas reacciones de nuestro cuerpo al síndrome del trabajador quemado. A su vez, una sensación de falta de energía al inicio de la jornada laboral puede significar que se está sufriendo este problema.
  • Desmotivación personal y profesional: sientes que no encajas del todo en tu lugar de trabajo. Ya sea por las labores que desempeñas, las expectativas que tenías y que se han incumplido o por el ambiente laboral. Todo ello repercute en la salud mental, y la desmotivación es el primer paso para saberlo.
  • Estado de ánimo irritable: la frustración derivada del continuo malestar, tanto físico como emocional, termina haciendo mella en nuestras relaciones. Cuando no estamos en nuestro mejor momento es más sencillo saltar y responder mal. Muchas veces pagamos nuestra desazón con quien menos se lo merece.

Cómo combatir el síndrome del trabajador quemado

Como en todas las enfermedades y problemas, es siempre mejor prevenir que curar. Es importante estar atento y pendiente antes las primeras señales de un posible síndrome del trabajador quemado y dar soluciones desde el primer momento. Así, es crucial tratar de identificar lo que esté generando situaciones de estrés y de pérdida de motivación en el trabajo.

En los casos de una exposición prolongada a estos problemas, la propuesta para encararlos puede ser una reubicación del trabajador. La búsqueda de un nuevo proyecto o entorno laboral sirve para cambiar el chip y esclarecer de nuevo la mentalidad. No hay que sentir que estamos traicionando ni fallando a la confianza de nadie al pedir un cambio: lo primero es siempre la salud de uno mismo, tanto mental como física.

Siguiendo este camino, buscar la ayuda de un profesional de la psicología es también altamente recomendable. No son pocos ni nuevos los beneficios que trae ponerse en manos de un psicólogo, pero conviene poner el foco en ello siempre que se necesite.

Un problema reconocido por la OMS

A partir del 1 de enero de este año 2022, la Organización Mundial de la Salud (OMS) catalogó al síndrome del trabajador quemado como un problema asociado al empleo o al desempleo. La institución añadió el síndrome a la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11), y los expertos aseguran que este cambio hará más visible al trastorno y facilitará gestionar sus casos.

El presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), Antonio Cano, afirmaba en el año 2019 que el “reconocimiento tiene muchas implicaciones a nivel clínico”. Concretamente, acelerará la tramitación de los casos, pues “hasta ahora no teníamos ningún criterio para diagnosticarlo“, explicaba Cano.

Últimos post

Formación in company: ¿qué beneficios aporta? Leer más
La tecnología en el fútbol: así ha cambiado el deporte rey Leer más
Así puedes hacer una autoevaluación como freelance Leer más