Tres consejos para teletrabajar y no morir en el intento

Tres consejos para teletrabajar y no morir en el intento

Blog julio 1, 2022

Los nuevos modelos de trabajo han llegado al mercado con fuerza y para quedarse. Entre sus modificaciones y nuevas propuestas se encuentra el teletrabajo, especialmente extendido desde los últimos años. Según datos de Adecco, cerca de tres millones de personas teletrabajan en España, así como alrededor del 22% de la población activa europea.

Como trabajador IT, ya sea freelance o en plantilla, es obligatorio asomarse a esta tendencia, que definitivamente será el modelo del futuro. En este post del blog de Befree explicamos cuáles son los aspectos a tener en cuenta para poder trabajar desde casa. Aquí tenéis tres consejos para teletrabajar.

¿Por qué teletrabajar es una buena opción?

Como decíamos al inicio, los datos y los informes muestran que el teletrabajo ha llegado para quedarse. Este modelo ofrece varias ventajas y beneficios respecto al modelo tradicional. Por ejemplo, la exención de acudir a la oficina permite conectarse desde cualquier lugar, de modo que se puede teletrabajar desde cualquier parte del mundo. Además, como indican en Expansión, no es necesario un cambio de residencia fiscal para comenzar a trabajar desde casa.

Por otro lado, los horarios se vuelven más manejables. No porque estos se acorten, sino porque el teletrabajador se ahorra el tiempo de desplazamiento a la oficina. Tanto a la ida como a la vuelta, estos viajes tienen un impacto en la salud del trabajador. Con el teletrabajo todos estos problemas desaparecerían.

A continuación os ofrecemos tres buenos consejos para teletrabajar.

1- Crea espacios diferenciados

El teletrabajo supone utilizar algunos de los espacios privados y de descanso que ofrece el hogar como lugar de trabajo. Uno de los mejores consejos para teletrabajar que podemos daros es que creéis dos espacios bien diferenciados. Uno para el trabajo y el resto para descansar y vivir.

Lo ideal es encontrar un área en la casa lejos de la habitación, preferiblemente un pequeño despacho. Esto ofrecerá la garantía de que se puede cerrar la puerta en señal de que se está trabajando y no se nos puede molestar ni entretener. Sin embargo, sabemos que esto no es posible para todos, de modo que la alternativa es un rincón donde colocar el ordenador.

Tan solo estar en dicho sitio hará que nuestra cabeza entre en modo trabajo, y salir de ella nos hará desconectar. El cerebro asocia lugares con sentimientos y estados de ánimo, y coge el hábito muy rápidamente. Antes de que uno mismo se dé cuenta ya se habrá acostumbrado a la diferenciación.

2- Organiza tu método de trabajo

La rutina y la manera de abordar el trabajo es fundamental para sacarlo adelante con éxito. Algunos sistemas de trabajo que recomendamos son el Método ABC, que funciona otorgando prioridad a las tareas pendientes mediante el etiquetado de A -labores urgentes y con consecuencias importantes de no completarse a tiempo-, B -tareas importantes pero no de vida o muerte- o C -cometidos que de terminarse sería una buena noticia pero que no corren demasiada prisa-.

Un método similar es el Four Square, popularizado por Stephen Covey, que divide las tareas en cuatro cuadrantes. En el primero colocamos las tareas importantes y urgentes; en el segundo, las importantes pero no urgentes; en el tercero, las urgentes pero no importantes; finalmente, el cuarto incluye las tareas ni urgentes ni importantes. En esta imagen se ve más claro:


Hay quien defiende que el multitasking, es decir, realizar varias tareas al mismo tiempo, es útil. Sin embargo, esto fue desmentido por un estudio de Earl Miller, un neurocientífico de MIT. “El multitasking arruina la productividad, hace que se cometan más errores y bloquea el pensamiento creativo”, indica Miller.

El cerebro humano no está preparado para realizar varias tareas al mismo tiempo. De hecho, se gasta mucha energía al pasar de una tarea a otra. Si estamos constantemente cambiando de pensamientos, el cerebro debe regresar a lo anterior para recordar detalles de las otras tareas. Así, desde Befree desaconsejamos el método multitasking.

3- Asegura tu entorno

El coste medio de un ciberataque para una pequeña empresa es de alrededor de 180.000 euros. Es imprescindible tener claras la premisas y las bases para de la ciberseguridad para poder trabajar desde casa sin ocasionar problemas a tu empresa. Al fin y al cabo, si ella pierde, tú también.

Algunos consejos para teletrabajar orientados a la ciberseguridad se centran en la atención humana. Es clave tomar precauciones de carácter físico, como por ejemplo trabajar lo mínimo posible con redes WiFi ajenas a la propia. Además, se recomienda el bloqueo del ordenador cuando no se esté utilizando o no dar demasiados datos confidenciales en llamadas telefónicas.

Por otro lado, nunca sobra asegurarse de que las herramientas que usamos estén protegidas. Dichas protecciones deben aplicarse al correo electrónico seguro, una VPN, herramientas de productividad o almacenamiento en la nube, por ejemplo.

Últimos post

Formación in company: ¿qué beneficios aporta? Leer más
La tecnología en el fútbol: así ha cambiado el deporte rey Leer más
Así puedes hacer una autoevaluación como freelance Leer más