La Gran Dimisión: la emancipación mental de los trabajadores

La Gran Dimisión: la emancipación mental de los trabajadores

Actualidad julio 8, 2022

En los últimos estertores de la pandemia, con varias dosis de la vacuna ya inoculadas en prácticamente toda la población, empiezan a aflorar otras cuestiones. Porque la crisis de los dos últimos años no solo puso en stand by nuestras vidas por dos años. También tiró nuestras cintas de vídeo y las cambió por usuarios y claves de plataformas de streaming.

Aunque es algo enrevesado, el símil se entiende. Los primeros años de la década de los 20 nos han modificado la forma de entender tanto la vida como el trabajo. En este post del blog de Befree hablamos sobre una de las consecuencias laborales más destacadas y reseñables: The Great Resignation, o La Gran Dimisión.

Un panorama con cero margen de duda

La Gran Dimisión está fuertemente asociada con los problemas de salud mental. Finalmente, el mundo ha comprendido que el bienestar psicológico es un factor clave a tener en cuenta y no un asunto baladí. Sin ir más lejos, la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP) indicó en 2021 que los trastornos depresivos en la población podrían aumentar en un nada desdeñable 20%.

Los datos van más allá de nuestras fronteras. Por ejemplo, el Foro Económico Mundial de Davos sitúa al estado de la salud mental como el sexto riesgo global para este año 2022. Además de esto, otros problemas como el estancamiento, el estrés o la necesidad de dar un giro de 180º a su vida provocaron que muchos trabajadores renunciaran a sus empleos.

La directora ejecutiva de The Worker Institute, Patricia Campos, explicaba hace unas semanas que existe cierta “preocupación” en el país yanqui. “Se respira un ambiente histórico en Estados Unidos, parece ser un momento clave en la renegociación de sus derechos laborales“. Es la llamada Gran Dimisión.

La Gran Dimisión: ¿qué es?

Este fenómeno se comenzó a analizar en Estados Unidos. Comenzamos con unos dato llamativos e irrefutables: cerca de 4,3 millones de personas renunciaron a su trabajo en enero de 2022. En un país con alrededor de seis millones de personas en búsqueda de empleo, llegaron a haber casi once millones de ofertas de trabajo. Es decir, casi dos puestos de trabajo por cada persona desempleada.

Según Campos, los trabajadores ahora buscan “flexibilidad, mejores salarios, más vacaciones y mejores condiciones de teletrabajo“. Es mediante la conciliación de todos estos conceptos como se consigue la tan buscada tranquilidad, tanto laboral como emocional, que combate al síndrome del trabajador quemado.

Como decíamos al inicio, la pandemia ha funcionado como chispa para comenzar este proceso. La cuarentena, el teletrabajo y todo el tiempo que las personas tuvieron para pensar provocaron que vieran la luz y decidieran dar un paso hacia delante.

El director de investigación económica para Norteamérica en el Indeed Hiring Lab, Nick Bunker, indica que el futuro no parece variar demasiado. “De momento, el año 2022 se parece mucho al pasado 2021”. Bunker explica que los trabajadores “abandonan sus puestos a un ritmo histórico para aprovechar la demanda actual”.

Consecuencias de la Gran Dimisión

El despertar de los trabajadores gracias a la Gran Dimisión ha tenido repercusiones a lo largo y ancho del globo. Por ejemplo, existe el movimiento ‘Tang ing’ en China -‘Acostado’ si lo traducimos al castellano-. Iniciado en un foro de Internet llamado Baidu Tieba, supone un rechazo a las presiones sociales y al exceso de trabajo. El post publicado en redes llevaba como título ‘Acostarse es la justicia’, y en su cuerpo rezaba “la vida es acostarse, acostarse y acostarse”.

La publicación corrió como la pólvora, y muchos ciudadanos chinos se vieron reflejados en las quejas del usuario que lo publicó. Esta protesta reflejaba el descontento con la cultura del trabajo ‘996’, que consiste en jornadas de 9:00 a 21:00 seis días a la semana. De hecho, la propia justicia de China terminó prohibiendo esta práctica.

Por otro lado, Microsoft encuestó a más de 30.000 personas, y el estudio reflejó una fuerza de trabajo desarticulada y desmotivada. De hecho, casi el 50% de los encuestados se planteaba cambiar de profesión o dejar su puesto en el próximo año. Entre otras conclusiones, Microsoft extrajo que los jefes estaban distanciándose demasiado de los empleados o que la alta productividad enmascara lo exhausta que está la fuerza de trabajo.

Últimos post

Formación in company: ¿qué beneficios aporta? Leer más
La tecnología en el fútbol: así ha cambiado el deporte rey Leer más
Así puedes hacer una autoevaluación como freelance Leer más